• Noticias

    La Transfiguración del Señor

    Lectura Orante | Marcos Plante, MSC.  Transfiguración de Jesús 
    Léase atentamente el texto de la transfiguración de Marcos 9, 2-13, anotando lo que sorprende el lector.
    1º Paso: Interpretación: Las palabras de Jesús sobre lo que se le aguarda de sufrimiento y muerte provoca desánimo y desilusión entre los discípulos. Estos necesitan recobrar fuerzas y entusiasmo. A eso se orienta la transfiguración sobre el monte. A los tres discípulos más cercanos a él, Jesús los llevó a una montaña muy alta (más alta que las colinas corrientes de la región) y se transfiguró en su presencia. El cuadro deslumbra por su esplendor: dos personajes históricos, Elías el profeta y Moisés, figura emblemática del primer Testamento, acompañan a Jesús conversando con él. Jesús es la figura central; hacia él conduce la historia de salvación. El esplendor de la escena lo confirma. Y no sólo este esplendor sino también la voz del Padre Dios desde la nube, símbolo de la presencia divina sobre su pueblo, lo declara a su vez: -Éste es i Hijo amado, escúchenlo.
    2º Paso: Meditación: Como discipulado se tiene el privilegio de acompañar a los tres elegidos para subir a la montaña muy alta. Se ve a Jesús resplandeciente en medio de Elías y Moisés. Jesús conlleva en su persona la ley y los profetas para dar cumplimiento a todo lo prometido al pueblo de Dios. Desde el cielo, el Padre Dios invita a escuchar al Mesías prometido, sin miedo, sin desánimo. Como Pedro, el discipulado se ánima y se presta a bajar de la montaña para enfrentar la realidad de un mundo que necesita la presencia del Resucitado.
    3º Paso: Oración: “Señor, tu victoria traje gran fama a tu pueblo, lo rodeas de honor y majestad; le concedes bendiciones abundantes, lo colmas de felicidad en tu presencia.” Sal 21, 6-7.
    Señor, No me desanimo por las duras luchas de la vida, pues yo sé que tú vas conmigo. (Sigan orando al Señor)
    4º Paso: Contemplación: Me gusta subir a la montaña muy alta para encontrarme con Jesús en el esplendor de su divinidad en compañía de Moisés y Elías. Como Pedro, Santiago y Juan me animo en el seguimiento de Jesús el resucitado. Escucho con mucha atención la voz del Padre que amonesta sobre el Mesías, su Hijo amado. Prometo escucharlo y obedecer a todas sus palabras de vida.
    5º Paso: Compromiso: Con entusiasmo, proclamo a Jesús resucitado, fuerza de Dios para una humanidad dispersa.