• Noticias

    jueves, 23 de julio de 2020

    Ángeles en la tierra

    Casa de Luz | Dr. Juan Rafael Pacheco

    Ángeles en la tierra

    Pues resulta y viene a ser que un buen día Dios estaba en el cielo mirando hacia la tierra. Vio hermanos en guerra, matrimonios sin entenderse, ricos y pobres apartados, sanos y enfermos distantes. Consideró que ya estaba bueno. Así no podían continuar sus creaturas, que cuando las creó descansó porque “todo estaba muy bien” (Gn 1, 31b). 

    Reunió un ejército de ángeles para bajar a la tierra y ayudar los humanos.

    Los ángeles pusieron el grito en el cielo.

    “Cuando creé al hombre lo hice a imagen y semejanza mía, con talentos especiales y diferencias cada uno, para que distintos entre todos formaran el Reino. Unos alcanzarían riquezas para compartir con los pobres.  Otros sabios y otros simples, para que surgieran sentimientos de amor, admiración y respeto. Los buenos rezarían por los que actuaran mal. El paciente toleraría el nervioso.
    Han olvidado que los quiero desiguales. Ustedes bajarán con francas diferencias unos de otros.
    Tú tendrás memoria y concentración excelente. Serás ciego.

    Tú serás muy creativo para expresarte. Serás sordomudo.

    Tú tendrás pensamientos profundos, escribirás libros, serás poeta: tendrás parálisis cerebral.
    A ti te daré el don del amor, serás su personificación, habrá muchos como tú sin distinción de raza porque tendrán la cara, los ojos, las manos y el cuerpo como si fueran hermanos de sangre. Tendrás Síndrome de Down.

    Tú serás muy bajo de estatura. Tu simpatía y sentido del humor llegarán hasta el cielo: serás enano.

    Tú disfrutarás la creación tal como la planifiqué para los hombres: Tendrás discapacidad intelectual. Otros se preocuparán por los avances científicos y tecnológicos, tú gozarás mirando una hormiga, una flor; serás muy feliz amando a todos sin enjuiciarlos. Vivirás en la tierra pero tu mente se mantendrá en el cielo; preferirás escuchar mi voz a la de los hombres: tendrás autismo.

    Tú serás hábil como ninguno, te faltarán los brazos y harás todo con las piernas y la boca.”

    Felices bajaron los ángeles, preguntando a Dios cuánto tiempo vivirían sin verle.

    “Estaré con ustedes todos los días, y esto durará sólo entre 60 y 80 años terrenos.”

    Cada uno llegó al vientre de una madre. Ahí se formaron durante nueve meses. Al nacer, fueron recibidos con profundo dolor, causaron miedo y angustia. Algunos padres rehusaron la tarea; otros, la asumieron enojados; otros se echaron culpas hasta disolver su matrimonio y otros más lloraron con amor y aceptaron el deber… y no se han arrepentido.

    Esos ángeles saben su misión, y sus virtudes son la fe, la esperanza y el amor. Han sabido perdonar y con paciencia iluminan a todo aquel que los ame.

    Siguen bajando ángeles con espíritus superiores en cuerpos limitados. Seguirán llegando mientras haya humanidad en el planeta. Dios quiere darnos la oportunidad de trabajar por ellos para aprender de ellos. Y trabajar es servir, servir es vivir y vivir es amar, porque la vida se nos dio para eso.    
    “El que no vive para servir, no sirve para vivir”, repetía insistentemente la Beata Madre Teresa.
    "Maestro, ¿quién tiene la culpa que éste naciera ciego? ¿Él o sus padres?” Respondió Jesús: “Ni él ni sus padres, nació así para que en él se vieran las obras de Dios." (Jn 9,1).

    Las obras de Dios también se hacen a través de los hombres, especialmente con aquellos que nos necesitan. ¿Ven porqué tantas diferencias?

    Y tú, ¿cómo actúas?

    Bendiciones y paz.

    Mis cuentos aparecen publicados en Catholic.net

    Este cuento aparece publicado en la página 139 de mi libro “¡Descúbrete! Historias y cuentos para ser feliz”. Disponible en Papelería Villa Olga, teléfono 809 583 4165, Santiago; Librerías Paulinas, La Sirena y Librería Cuesta. ADH 846

     

     


    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario

    Espiritualidad

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Meditación

    Valor del Mes: COMUNIDAD