• Noticias

    sábado, 18 de julio de 2020

    “Creer en la fuerza del bien”

    Evangelio del Domingo | Parroquia Divino Niño

    “Creer en la fuerza del bien”

    En tiempos como el nuestro, el problema del bien y el mal no es teórico, es una realidad cotidiana que nos toca muy profundo. Basta solo recordar la pandemia que nos amenaza como un mal que pone en peligro incluso el bien mayor, que es la vida. Cuando esto ocurre es inevitable mirar hacia Dios, padre bondadoso que nos ha creado por amor. Y surgen las inevitables preguntas: ¿Dónde está Dios cuando sufrimos? ¿Por qué sufre el bueno y no el malo? ¿Dios se ha desentendido de nosotros? Hay muchas preguntas y muchas respuestas que, por cierto, no consiguen dejar zanjada la cuestión del bien y el mal en la existencia cotidiana.

    El Evangelio tampoco se preocupa de hacer definiciones o teorizar sobre la bondad y la maldad que existe en el mundo. No es el estilo de Jesús ni debe ser el nuestro. Al asumir nuestra condición humana como suya, el mismo Señor se encontró con una realidad donde imperaba el pecado, con sus expresiones de fracaso, muerte y sinsentido. Pero también y más decisiva, la gracia de Dios en los signos de amor, vida y esperanza. Allí Jesús narra una parábola que ilumina la cuestión.

    Los protagonistas, el dueño de la finca que siembra buena semilla de acuerdo a un hermoso proyecto. Un enemigo que trabaja en la sombra sembrando la cizaña; y los labradores impotentes ante su avance, que proponen arrancar el mal de raíz. La solución errónea se plantea también en nuestro tiempo, desconcertados y atemorizados por tantos males. Sin embargo, arrancar la cizaña pone en peligro las espigas de buen trigo y toda la cosecha.

    Entendemos y decimos que el mal hace mucho ruido. Nos quejamos del cúmulo de malas noticias que no toman en cuenta el bien que hacemos. La vida florece y la celebramos; pero siendo honrados, el mal está ahí, presente en todas las realidades humanas. La propuesta de Jesús supera la visión romántica o catastrófica que prevalece tanto. Consiste en creer en la fuerza del bien, que va germinando a diario, que madura con el tiempo, que confía en la posibilidad de conversión de cada quien. Y esto requiere creer en el valor de lo pequeño, de los gestos bondadosos de cada día, lo cual supone paciencia, perseverancia, no perder nunca la esperanza.


    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario

    Espiritualidad

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Meditación

    Valor del Mes: COMUNIDAD