• Noticias

    domingo, 23 de agosto de 2020

    Sobre Aviso: Ministerio de la Mujer

    Actualidad | Melania Emeterio R.

    Sobre Aviso: Ministerio de la Mujer

    En el refranero popular, de la tradición oral, están presentes los refranes, adagios y sentencias que suelen aplicarse en circunstancias diversas tales como el arte de prevenir. Aquí encajan estos, en particular: cuando el rio suena, agua trae; guerra avisada no mata soldado. Estos usos del habla popular se refieren a la necesidad de vivir en alerta, sobre todo cuando ya ha habido amenazas. Esto viene al caso en estos momentos en que se intensifica la posibilidad de eliminación de varias instituciones, y el rumor incluye, como en otras ocasiones, a la Secretaria de Estado de la Mujer, hoy Ministerio de la Mujer.

    El análisis que introduce la justificación para eliminar y/o refundir varias instituciones estatales, es que hay una cantidad apreciable de ellas que tienen funciones idénticas o semejantes, lo que devendría en duplicidad de gastos y espacios físicos para el Estado dominicano. Y es en este contexto que se estaría pretendiendo desaparecer el Ministerio de la Mujer. Desde hace un buen tiempo estos rumores han circulado, y en cada ocasión no han faltado las voces peticionarias de que dicho ministerio desaparezca.

    Las voces que claman por este objetivo no han analizado la historia de cada cosa, y sus particularidades, por lo que, de cara al nuevo gobierno, que se instalará el 16 de agosto próximo, el momento es oportuno para que el país, los partidos, la sociedad civil, y las mujeres, de modo muy especial, recuerden que las reivindicaciones que han obtenido las mujeres han sido por ellas mismas, de sus iniciativas, empujes y sistematización. La creación de ese Ministerio viene a ser uno de los símbolos mayores de la lucha femenina.

    Los años de la década del “90” fueron de un activismo femenino tal, que a nivel jurídico se lograron leyes como: Ley 24-97, Contra la Violencia Intrafamiliar; Ley  55- 97, Ley de la Parcelera, y en el 1999, la Ley 86 -99, que creó la Secretaría de Estado de la Mujer. Todas estas conquistas en el orden jurídico estuvieron precedidas de una plataforma ideológica que empujaba acciones que sustentaban la necesidad de aprobación de estas leyes. Fueron innumerables las movilizaciones a nivel nacional de: mujeres militantes feministas, militantes políticas, mujeres del área rural, y de la sociedad civil.

    Socialmente no es positivo que impere la negación de los esfuerzos hechos por mujeres. Cuando esta ley fue aprobada (también en la actualidad) se escucharon opiniones como estas: “¿Para qué una secretaría de la mujer? “Hay que hacer una secretaría para hombres”. Esa misma actitud estuvo presente (y se mantiene) con la Ley 24- 97, Contra la Violencia Intrafamiliar, una ley que es el símbolo más alto de las luchas femeninas en República Dominicana. De esta se dijo “¿Por qué no también una ley para los hombres”? Hasta se ha llegado a decir que “esta ley es responsable del aumento de la violencia hacia la mujer, pues provoca a los hombres”.

    Y no es que resulte tan extraño que hayan voces anhelantes de que esta institución desaparezca, pues son actitudes misógenas, de hombres, y de algunas mujeres que tienden a rechazar todo lo que viene de las mujeres para las mujeres, o de las mujeres para o la sociedad como es la resultante. Por eso, aunque ya ha habido algunos desmentidos, cuando el proyecto que eliminaría a varias instituciones llegue al Congreso, tendrá que usarse una buena balanza.

    Estas formas de negación de las conquistas que las mujeres siempre se hacen presentes. Quienes actúan fuera de la comprensión de los orígenes fundacionales de la Secretaría de la Mujer, deberían, por curiosidad, asomarse a los considerandos que hay en esta ley 86-99, y que luego de los cuales se concluye en:

    Art.1.- “Se crea la Secretaría de Estado de la Mujer como un organismo responsable   de las normas y coordinar la ejecución de políticas, planes y programas a nivel sectorial, interministerial y con la sociedad civil, dirigidos a lograr la equidad de género y el pleno ejercicio de la ciudadanía por parte de las mujeres”. Como puede observarse, estos motivos fundacionales de esta Secretaría siguen vigente como necesidad primordial en las mujeres y su urgencia de desarrollo y equidad en todos los órdenes.

    Las funciones y propósitos para los cuales fue creada una secretaría de la mujer son tan abarcadores y específicos como la situación que históricamente ha acompañado la condición femenina. Aquí se incluye la agenda internacional y el seguimiento a los acuerdos internacionales en las políticas públicas locales. La Gaceta Oficial (primer párrafo) N.  10022 del 11 de agosto del 1999 es bastante precisa  al decir: 

    “A pesar de que nuestro país es signatario de instrumentos internacionales que garantizan en términos formales la igualdad jurídica entre hombres y mujeres, se hacía necesario el establecimiento de una estructura institucional que elaborara políticas de género que transversalizaran el sistema, y diera seguimiento a las ratificaciones hechas por nuestro país en cuanto a los derechos de la mujer”.

    Anterior a esa conquista la referencia para el trabajo con la mujer era La Dirección Nacional de Promoción de la Mujer, DGPM, sin embargo, ya se palpaba la necesidad de una estructura de mayor rango y complejidad, es decir, una Secretaría de Estado de la Mujer. Hay instituciones estatales como: Suprema Corte de Justicia, Procuraduría General de la República, Secretaria de Salud Pública, entre otras que tienen programas dirigidos a la mujer y a la familia, pero esto ya pertenece a definiciones de esos organismos, y nada de esto puede comprometer los objetivos y fines del Ministerio de la mujer.

    Si desde hacen varios años se viene barajando la posibilidad de eliminar ese Ministerio, o de refundirlo con otros, es el momento para oponerse a cualquier iniciativa de esta naturaleza. Ambas decisiones serían una distorsión de los motivos fundacionales, una ruptura con la memoria histórica para borrar todo vestigio de lucha popular de las mujeres que han hecho historia. No puede verse esto de modo sencillo e ingenuo, pues ya hasta los contenidos educativos de ciencias sociales lo han ido debilitando para que el pueblo no tenga nada de que sentir orgullo. Hasta ahí ha llegado el globalismo y la falta de identidad.

    Porque cuando el río suena, agua trae, hay que oponerse ahora, salirle al frente a este despropósito. Hay que hacer jornada de reflexión, lobby, y todo lo que sea necesario, pues quienes están en eso, han demostrado ser muy persistentes. Este Ministerio es necesario, y si su labor no ha sido más eficiente, hay que preguntarse, entre otros asuntos, cuál ha sido el presupuesto con que ha contado desde que fue creado. Este Ministerio, sencillamente, no debe ser tocado.


    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario

    Espiritualidad

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Meditación

    Valor del Mes: COMUNIDAD